Para hacer a tus amigos

Broma 1: El desodorante en barra

Para realizar esta broma, necesitamos un amigo que utilice el típico desodorante en barra. No importan tanto las marcas, lo importante es el formato. Aquellos desodorantes de rollón, no queda igual de bien.

Broma queso en desodorante

Apretando por los lados, la pastilla de desodorante se desencaja completamente.

Posteriormente, recortamos la crema de quesos, en este caso de marca “Philadelphia” con el tamaño adecuado.

Una vez montada la crema de queso, es posible aumentar el realismo, añadiendo algún pelo.

Tu amigo no se parará a oler el desodorante. Ya está acostumbrado a ponérselo y lo hará de forma automática.


Broma 2: Cabezas en la nevera

Para esta broma necesitaremos un bote de cristal grande. Un escaner o en su defecto, un procesador de imágenes, y una impresora.

La parte más difícil consiste en conseguir la fotografía. Mucha gente utiliza su propia cara, para que el amigo encuentre tu cabeza en la nevera. Pero si queremos estar delante para ver su cara, mejor poner la cabeza de otra persona.

También podemos utilizar alguna de las fotografías que hay por Internet, y saltarnos este paso.

Broma cabeza en la nevera

El siguiente paso es plastificar la imagen, ya que irá dentro del bote con agua, y si no se plastifica, se echará pronto a perder.

Podemos añadir unas gotas de colorante para mejorar darle un roque más realista.


Broma 3: Galletas Oreo con pasta de dientes

Siempre hay algún amigo gorrón, que entra en nuestra cocina, abre la despensa y se come nuestras galletas.

Podemos sorprender al ladrón con unas originales galletas oreo, con sabor a pasta dentífrica.

Broma Oreo y pasta de dientes

Seguro que se le quitan las ganas de robarnos la merienda.


Broma 4: Trago de salsa

Esta broma debe prepararse en algún establecimiento de comida rápida. Siempre hay algún amigo que se va al baño, y en ese momento, es posible trucarle su bebida, para que al volver, se lleve una desagradable sorpresa.

Necesitaremos que la víctima, beba su bebida en el típico envase con tapa y agujero para la pajita.

Colocaremos los típicos sobres de Ketchup, o mejor, de salsa picante.

Broma salsa en la bebida

Son fáciles de abrir, con los dedos, podemos ajustar una pequeña abertura, suficiente para que quepa la pajita. No tengamos miedo en sumergirla en la bebida, ya que al ser tan espesa, no saldrá a afuera, ni tampoco se llenará de refresco.


Broma 5: Falsos cuerpos en el hotel

La siguiente broma consiste en formar un falso cuerpo, que reposa embalsamado bajo las sabanas de nuestra cama.

Por lo general, esta broma se realiza en los hoteles, sabiendo que después vendrá la mujer de la limpieza. Es una lástima no poder ver la cara de sorpresa.

Broma cuerpo en la cama

Para formar el falso cuerpo, utilizaremos las toallas del baño, mantas del armario, y almohadas extra que suele haber.


Broma 6: El desayuno congelado

Esta broma resulta ideal para hacerla a los amigos que se han quedado a dormir y al día siguiente se levantan medio dormidos para desayunar.

Tienes que poner cereales con leche en un plato, como si fueras a desayunar, pero lo prepararas la noche anterior y lo dejas guardado en el congelador.

Al día siguiente, lo sirves en la mesa, y tendrá la misma apariencia, pero será duro como una piedra.

Para disimular, puedes servir otros desayunos, pero que estén hechos, así la víctima, pensará que el suyo también es recién preparado.


Broma 7: Zapatos con el número más pequeño

La broma consiste en introducir una servilleta, un calcetín o un trozo de tela en los zapatos, en la parte delantera.

Cuando la víctima se ponga los zapatos, apenas notará que los dedos de los pies chocan con algo tan fino y únicamente se dará cuenta que el talón no entraba como antes.

De repente, sus zapatos se habrán convertido en una talla más pequeña que les aprieta, y no entenderán porque.

Normalmente, los calcetines y los zapatos se suelen guardar en la misma habitación, por lo que es una broma muy sencilla se realizar. Si tienes 1 minuto, puedes hacerlo con todos los zapatos que encuentres en la casa de tu amigo.


Broma 8: La puerta con sorpresa

Para gastar esta broma necesitas que tu amigo esté dentro de una habitación cerrada. Puedes aprovechar la noche mientras duerme si te quedas en su casa, o la puerta de su habitación, de su despacho, o incluso la puerta del cuarto de baño, si nos damos prisa.

Necesitaremos una hoja de periódico, cinta adhesiva, y varias cosas que puedan caer sobre su cabeza, como confeti, papelitos de colores, palomitas de maíz, o cualquier otra cosa que se nos ocurra.

Es tan sencillo como pegar el trozo de periódico desde la puerta a la pared superior y llenarlo con todo lo que queramos que le caiga encima. La cinta adhesiva de la puerta deberá estar más fuertemente pegada, para que la de la pared de arriba sea la primera en despegarse, y le caiga todo el material en la cabeza.


Broma 9: Ruidos extraños en el coche

Siempre resulta divertido gastarle una broma a un amigo para que piense que su auto hace ruidos extraños.

Al conducir, cualquier ruido ajeno al motor siempre levanta sospechas. Puedes pasar un rato divertido viendo la cara del conductor que no sabe de dónde viene ese ruido tan molesto.

La broma puede extenderse al resto de pasajeros, si tampoco saben lo que es.

¿Qué necesitamos?

En primer lugar algunas latas de conserva. Te aconsejo limpiarlas antes, para evitar que el calor pudra los restos de comida, y la broma acabe siendo un mal olor, al entrar al vehículo.

Un rollo de cinta aislante o cinta adhesiva, y unos cuantos objetos pequeños metálicos que meter dentro, como por ejemplo, tuercas, canicas, tornillos…

Procedimiento:

Introduce algunos de estos elementos dentro de las latas, y ponle la tapa. Si no tienes la tapa original, puedes ponerle un trozo de cartón bien fijado con cinta adhesiva.

La broma consiste en colocar estas latas debajo de los asientos del automóvil, también en el maletero e incluso en la guantera.

Con cada movimiento brusco, ya sea al acelerar o al frenar, se escucharán ruidos raros metálicos, como si alguna pieza estuviera suelta.

Otra versión muy habitual de esta broma, es colgar las latas del parachoques trasero, muy típico en los autos de los recién casados.


Broma 10: Teclado vivo

Se trata de una broma para realizar a alguien que trabaje con un ordenador.

Tienes que llegar antes porque necesitarás unos 5 minutos para prepararla. También necesitas comprar en el supermercado un paquete de brotes o germinados, ya sean de soja, de alfalfa, o lo que encuentres.

Saca los brotes uno a uno y vete colocándolos entre las ranuras de las teclas. Los brotes son bastante rígidos, por lo que dará una apariencia como si brotasen del interior.

Cuando llegue tu compañero, no podrá creerse lo que ve.

Es mejor realizar esta broma en un lunes, para que piense que los broten han crecido durante todo el fin de semana. Así resultará más creíble.


 

Puntuame!

Leave a Reply